Idiomas

Inicio
Cultura Xunta

Caminar, Caminamos...

09/07/2008 – 21/09/2008

Adolfo Enríquez

De entre los múltiples centros de peregrinación, serán los tres clásicos de la cristiandad, Roma, Jerusalén y Santiago de Compostela, los que atraigan mayor número de personas. Para el caso de los peregrinos, las propias penalidades de andar un duro camino supongan una manera de saldar deudas con la divinidad o de demostrar la buena voluntad y la buena fe a la hora de pedir ayuda material o espiritual una vez alcanzada la meta.

La dificultad en el viaje tenía una parte doblemente positiva al poder ser esa moneda de cambio con la que pagar un favor recibido o un aval para el que se le iba a conceder, pero también suponía un ejercicio altamente instructivo y fortalecedor, sobre todo del espíritu, para poder afrontar con mayor experiencia otro tipo de dificultades. A pesar de los cambios y mejoras que se han llevado a cabo en la adaptación de infraestructuras de todo tipo para hacer más cómodo el viaje, de lo que no cabe duda ninguna es del esfuerzo preciso para llegar a la meta predeterminada. Las inclemencias del tempo, las dificultades del propio camino, la incomodidad de la impedimenta, la soledad, la compañía no deseada, la preocupación por los compañeros... hacen que, de cuando en cuando lleguemos a pensar que “caminar caminamos... pero lo que nos cuesta solo lo sabemos nosotros”.

Es precisamente este aspecto de la peregrinación, el esfuerzo, físico e mental el que quisimos captar en esta muestra expositiva a través de las fotografías de Adolfo Enríquez (Porto do Son- A Coruña, 1965).