Idiomas

Inicio
Cultura Xunta

Ultreia

El Camino de Santiago

15/05/2002 – 16/06/2002

José Antonio Robés

Después de más de mil años de existencia del Camino de Santiago, podemos decir sin duda a equivocarnos que vive una nueva edad de oro. Motivos religiosos, culturales, artísticos, turísticos y hasta deportivos, muy distintos a los que movieron a los caminantes del medievo rescatan la ruta jacobea del ostracismo.

A lo largo de todo ese tiempo los símbolos que identificaban a los antiguos peregrinos han ido, lógicamente, cambiando. Atrás iban quedando la conocida capa con esclavina y el bordón en el que los hospitaleros realizaban una marca para saber cuántos días llevaba cada transeúnte en el refugio y las calabazas que hacían las veces de cantimplora. A cambio, nos han traído otros símbolos (mochilas, bermudas, modernos bastones de montaña…) que aunque no sean específicamente característicos del peregrino, nos sirven para identificarlo. Otros como la vieira perduran, manteniéndose como elemento que constata su estancia en la ciudad del Apóstol.

Sin embargo hay un espíritu común que permanece intacto con el paso de los siglos y es ese requerimiento que el Camino impone a todo aquel que lo emprende, es decir la exigencia de renovar el esfuerzo en cada etapa para llegar a la ansiada meta. Es precisamente, ese esfuerzo el que se retrata en esta exposición de fotografías de José Antonio Robés que con excepcional sensibilidad y eficacia ha sabido plasmar la historia de este legendario Camino y sus caminantes y los nuevos símbolos que hoy identifican la ruta jacobea.