Idiomas

Inicio
Cultura Xunta

En 1951, año de creación del museo, las colecciones no existían. La idea por entonces era conseguir fondos a través de depósitos y donaciones procedentes de otras instituciones públicas y privadas y también de particulares. Durante años la configuración de una colección coherente se quedó en propuestas y promesas.

Cuando en 1965 se afronta la exposición inaugural, son muy escasas las piezas pertenecientes a los fondos del Museo. La mayor parte eran de titularidad eclesiástica o cedidas temporalmente por particulares para la ocasión, como aconteció con las colecciones Blanco Ciceron, Varela Villamor, o incluso con la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Santiago de Compostela.

En la década de los setenta, el Instituto de Conservación y Restauración de Obras de Arte de Madrid, irá destinando diversos fondos artísticos, procedentes del Servicio de Recuperación, que, junto con otros depósitos de particulares y de instituciones de distinta naturaleza jurídica, incrementarán la naciente colección. Unos tímidos intentos de ordenación de fondos públicos en los museos estatales propició que, procedentes de otros museos estatales, se incorporaran a la colección permanente piezas de interés para la comprensión del fenómeno peregrinatorio o relacionadas con la iconografía de Santiago.

Vida del Venerable fundador de la Orden de Santiago..., Joseph López Agurleta. 1731

La asunción de las competencias en materia de cultura en 1982 por la Xunta de Galicia supone la regularización de los depósitos de restos arqueológicos provenientes de intervenciones en la ciudad de Santiago (a excepción de la catedral que cuenta con museo propio), así como en el resto del término municipal, y de otros enclaves de indudable vinculación jacobea (Padrón, Iria Flavia...).

Con posterioridad la transferencia de la gestión de este centro a la Xunta de Galicia en 1995, se inicia una política de adquisición programada de fondos, con la que las colecciones experimentan un crecimiento progresivo, especialmente fortalecido en los últimos años con la mirada puesta en la ampliación prevista en el nuevo edificio de la Plaza de Platerías.

La tipología de sus fondos, tanto museográficos como documentales, es muy variada, en consonancia con el contenido encomendado que abarca todos aquellos bienes materiales e inmateriales integrantes del patrimonio cultural relacionados con el fenómeno universal de la peregrinación, con la peregrinación jacobea y el Camino de Santiago en particular, y con el nacimiento y la evolución de la ciudad de Santiago de Compostela como meta de peregrinación. Así pues, el fenómeno de la peregrinación, entendido como un fenómeno antropológico universal, hace que se puedan rastrear infinidad de referencias culturales a través de diferentes perspectivas: histórica, artística, antropológica, arqueológica, médica, arquitectónica, botánica, social, urbanística, literaria, musical, etc.

El Museo de las Peregrinaciones y de Santiago cuenta con importantes colecciones de escultura, pintura, azabache, grabado, artes decorativas en general, así como de bienes arqueológicos, elementos etnográficos y fondos documentales y bibliográficos.

A día de hoy destacan por su amplia variedad los fondos relativos a la iconografía jacobea, con representaciones de la figura del apóstol Santiago procedentes de las distintas regiones peninsulares y también de otros muchos países. Dispone también de una importante colección de azabache, tan vinculado a la ciudad compostelana y a la peregrinación, así como un fondo bibliográfico antiguo sobre el culto jacobeo y la Orden de Santiago, a lo que se añade un fondo documental sobre las peregrinaciones en general, la peregrinación jacobea, el Camino de Santiago y la ciudad de Compostela.

Sagrada Familia Peregrina. Obradoiro mexicano. (1776-1800)