Idiomas

Inicio
Cultura Xunta

La conservación de las colecciones tiene como fin último garantizar la transmisión del patrimonio, por nosotros heredado, a las generaciones futuras. La función por excelencia de los museos es, sin duda, velar por el bienestar de los bienes custodiados en el centro. Para cumplir este objetivo el área de conservación y restauración es la responsable del control físico de los fondos, tanto en lo que se refiere a la prevención como a la restauración. Una buena conservación preventiva evita actuaciones de restauración, aun así es inevitable realizar alguna intervención.

Sus tareas principales son


  • Determinar y controlar las condiciones medioambientales para la conservación preventiva de las colecciones. Ocupándose entre otros aspectos del control ambiental, de la prevención de plagas, de la adecuación de las instalaciones o de la manipulación de los fondos.
  • Realizar análisis y estudios de conservación individual y global de los fondos, incluidos los procedentes de nuevas adquisiciones o de préstamos.
  • Supervisar el mantenimiento de los instrumentos de descripción precisos para el control de la conservación de los fondos.
  • Controlar las condiciones de seguridad de los fondos.
  • Organizar y controlar las áreas de reserva.
  • Proponer y supervisar los tratamientos de limpieza, conservación y restauración de las piezas.
  • Planificar los programas anuales de conservación y restauración.