Idiomas

Inicio
Cultura Xunta

Por iniciativa conjunta de las administraciones central y local se crea, a finales de 1951, un museo destinado a cubrir una fuerte demanda social: la de ofrecer una visión del nacimiento y evolución de la ciudad de Santiago de Compostela y en especial del fenómeno de la peregrinación, en cuanto generador de la urbe. Se crea de este modo una institución denominada Museo de Santiago e de las Peregrinacións en referencia al doble contenido temático de que se dota. Desempeña las responsabilidades técnicas y directivas D. Manuel Chamoso Lamas, artífice y principal alentador del proyecto.
 

La necesidad de contar en Santiago de Compostela con un museo complementario de los valores monumentales y urbanísticos de la propia ciudad, catalogando, conservando y difundiendo el rico y disperso patrimonio mueble existente, se remonta a mediados del siglo XIX y va fundamentalmente de la mano de la Real Sociedad Económica de Amigos del País, fundada en Santiago en 1784. La Exposición Regional Gallega de 1858, y sobre todo la de 1909, que cuentan con la iniciativa y el inestimable apoyo de la citada asociación, fomentan y alientan esta necesidad.

Así pues, en 1951 se pone en marcha el naciente museo. En ese año adquiere el Ayuntamiento el inmueble, conocido como Casa Gótica y dan comienzo las obras para su acondicionamiento, invirtiéndose en su rehabilitación fondos provenientes en su mayoría de los presupuestos de la Dirección General de Bellas Artes y se aprueban los estatutos por los que se regiría.
 

La duración de las obras hace que cunda el desánimo en la Corporación Municipal que, a partir de 1957, se decanta más partidaria de apoyar otro proyecto museístico diferente abordando el montaje del Museo Municipal. A él van a parar, entre otros, los fondos provenientes del Hospital de los Reyes Católicos, que poco antes se había decidido que cumpliese las funciones de Hostal. Luego de unos años de incertidumbre, se decide ceder el edificio adquirido a la administración central para que la Dirección General de Bellas Artes se haga cargo en solitario del Museo de las Peregrinaciones. Este proceso de cambio de titularidad culminaría en 1963.

En 1965, para conmemorar el Año Santo, tiene lugar la Exposición Inaugural. Se reúne una interesante colección de obras relacionadas con el culto jacobeo provenientes en su mayor parte de centros eclesiásticos de la archidiócesis compostelana, con aportaciones también de otras instituciones y de colecciones privadas. Terminada ésta, las piezas se devuelven y el museo se cierra al público.


Exposición inaugural de 1965

Nuevamente con la celebración del Año Santo de 1976, y luego de unas obras de ampliación del edificio original, tiene lugar una nueva exposición que pretende ser un ensayo del montaje definitivo. Una vez más, clausurada ésta, el museo vuelve a cerrar sus puertas.

Inauguración definitiva del museo en el año 1996

La gestión del Museo de las Peregrinaciones se transfiere a la Xunta de Galicia en 1995, abriendo por fin sus puertas al público, de una forma definitiva, en febrero de 1996, después de 45 años de una situación bastante anómala.

A partir de ese momento, y con la denominación ya tradicional de “Museo das Peregrinacións”, se procuraría la organización interna de la institución y su difusión, tanto en un ámbito local como autonómico, estatal e internacional. El diseño y puesta en funcionamiento de diversos programas de exposiciones, líneas de publicaciones y otras actividades, posibilitarían el acercamiento de la institución a la sociedad.

La necesidad de cumplir mejor con su cometido lleva aparejado por otra parte la dotación de un instrumento legal que lo regule (RD 1293/2007, de 28 de septiembre, por el que se regula el Museo de las Peregrinaciones y de Santiago. BOE Núm. 252 do 20 de octubre), que le otorga la nueva denominación de Museo de las Peregrinacións y de Santiago al tiempo que lo constituye como museo nacional, centro de documentación, investigación e interpretación de Santiago y de las Peregrinaciones.

Por otra parte, con la elaboración del Plan Museológico se fueron definiendo los principios a seguir con vistas al futuro. Fruto de esta planificación son los distintos programas y proyectos elaborados en los últimos años y que se materializaron en la apertura de la nueva sede del museo en la Plaza das Praterías en noviembre de 2015.