EN ESTE MOMENTO ESTAMOS ABIERTOSEN ESTE MOMENTO ESTAMOS CERRADOS
ABIERTOCERRADO
HORARIOSHORARIOSHORARIOS
TARIFASTARIFASTARIFAS
UBICACIÓNUBICACIÓNUBICACIÓN

La peregrinación como fenómeno universal

El Museo de las Peregrinaciones y de Santiago (MDPS) tiene entre sus ejes temáticos el estudio de la peregrinación como fenómeno universal. Por un momento, nos alejamos de los Caminos a Santiago y en este primer espacio tenemos ante nosotros objetos que nos transportan a realidades culturales bien distintas de la perspectiva occidental, pero que en el fondo nos están hablando del mismo proceso espiritual: la peregrinación.

Peregrino, camino y santuario son elementos imprescindibles en la peregrinación. Esta manifestación se distingue de cualquier otro viaje porque determina una relación especial entre lo terrenal y lo sagrado; entre el individuo y la colectividad y supone la transformación del peregrino a lo largo del recorrido.

La peregrinación

La peregrinación es un acto que se da en todas las religiones, es un fenómeno universal de redención y búsqueda. Peregrinar consiste en emprender un camino ritual en busca de la purificación, la perfección o la salvación.

Casi todas las formas de cultura encontraron en la peregrinación una manera de relacionarse con lo sagrado. Las motivaciones varían según la cultura y la religión, pero, fundamentalmente, responden a una petición, al agradecimiento por un don recibido, al deseo de mejorar en la escala social y emocional o de estar más próximo a la divinidad.

El precepto de peregrinación a los lugares sagrados está presente también en otros cultos mayoritarios, como el islam. Tenemos en esta primera vitrina un ejemplar del siglo XIX del «Libro del peregrino a la Meca», una obra donde se describen los lugares y prácticas de la peregrinación a la Meca.

Algunas de las piezas que observamos en esta vitrina pertenecen a la peregrinación japonesa del Kumano Kodo, camino hermanado con el de Santiago. Algunas son donaciones de monjes budistas que realizaron el Camino de Santiago y que, tras llegar a su meta, le legaron al Museo su indumentaria de peregrino. Las sandalias y el sombrero expuestos fueron usados por los monjes zen, Kakuju Matsubara de Tokio y Hakuho Hanahoka, del monasterio de Saitama-Ken para recorrer el Camino de Santiago durante el Año Santo de 1999.

En este espacio podemos disfrutar de otros elementos de peregrinación, como el «kakemono», que sería el equivalente de nuestra credencial de peregrino y que marca los diferentes santuarios del camino Saigoku Kannon Junrei, el cual se desarrolla al oeste de Japón, en la región de Kansai.

La peregrinación lleva asociado un acto más intimista que podemos evidenciar a través de los objetos vinculados directamente con el acto del rezo. El molino de oraciones es empleado en la religión budista como instrumento mecánico de recitación devocional, función que realiza también el rosario budista expuesto.