EN ESTE MOMENTO ESTAMOS ABIERTOSEN ESTE MOMENTO ESTAMOS CERRADOS
ABIERTOCERRADO
HORARIOSHORARIOSHORARIOS
TARIFASTARIFASTARIFAS
UBICACIÓNUBICACIÓNUBICACIÓN

La peregrinación y el camino de Santiago

Los objetos y rituales relacionados con los peregrinos jacobeos; La vinculación que la música, la literatura y el arte tuvo con el Camino de Santiago; La diversidad iconográfica del Apóstol así como la amplísima dispersión del culto a Santiago, son los protagonistas en esta planta.

Iconografía jacobea. La representación del Apóstol

La representación del apóstol Santiago el Mayor fue una de las más diversas de la iconografía cristiana. La expansión de su culto por Europa y, desde el siglo XVI por América, propició que su imagen se adaptara a las diferentes necesidades devocionales y políticas del momento, combinando aspectos de su condición de apóstol, de peregrino o de caballero.

En las imágenes más antiguas aparece con los atributos comunes a los demás apóstoles: túnica y manto, libro sagrado y pies descalzos o con sandalias. Con frecuencia una filacteria o rótulo recoge su nombre o una frase alusiva a su persona.

Santiago ofrece, a partir del siglo XII, aspecto de peregrino, tanto por ser enviado por Jesús y emprender un largo viaje para evangelizar Hispania, como por su identificación con los peregrinos que caminan hacia su tumba. Se representa con bordón (bastón), escarcela (zurrón), calabaza, sombrero, esclavina y vieiras, acompañadas a veces de pequeños bordones, que adornan su atuendo.

El tercer modelo iconográfico es el de caballero. La imagen de Santiago, como soldado (miles Christi) sobre un caballo apoyando a las tropas cristianas, se documenta por primera vez a mediados del siglo XII. La tradición lo relaciona con acontecimientos anteriores (batalla de Clavijo en el 844, conquista de Coímbra en 1064 y otros). Se representa sobre un caballo blanco, con espada, escudo y/o estandarte, con «infieles» a sus pies o dirigiendo las tropas cristianas.

Santiago Apóstol y mártir

La representación del apóstol Santiago el Mayor fue una de las más diversas de la iconografía cristiana. La expansión de su culto por Europa y, desde el siglo XVI por América, propició que su imagen se adaptara a las diferentes necesidades devocionales y políticas del momento.

El siglo XII es el momento adecuado para elaborar y difundir una imagen nueva del Apóstol. Es una etapa floreciente de obras en la basílica, la peregrinación está muy extendida y la Iglesia compostelana cuenta con el apoyo del papado. La imagen promovida es la que muestra su condición de apóstol de Cristo, túnica y manto, libro sagrado y pies descalzos o con sandalias. Con frecuencia una filacteria o rótulo recoge su nombre o una frase alusiva a su persona. Así aparece en representaciones medievales, entre el siglo XII y XIII, como en la fachada de Platerías el «Santiago entre cipreses», en el «Liber Sancti Iacobi» bendiciendo, o en las esculturas sedentes del parteluz del Pórtico de la Gloria y de la capilla mayor, muy transformada esta última con inclusión de elementos de peregrino.

Esta iconografía, más tradicional, del apóstol Santiago la podemos observar en los tondos expuestos en mesa, uno del siglo XVIII en madera tallada y lo otro, un dibujo de finales del siglo XVIII. Ambos con su filacteria y representando a Santiago el Mayor sedente siguiendo el modelo de la escultura de la capilla mayor de la catedral de Santiago de Compostela. Esta misma representación de «Santiago Magister» aparece en otros soportes más excepcionales, como la casulla del siglo XVI, expuesta en vitrina vertical, o la pequeña escultura de azabache, en la que se representa el Apóstol en posición sedente con un bastón en forma de tau, siguiendo la tipología del Pórtico de la Gloria.

Santiago el Mayor es uno de los predilectos de Cristo y, como tal, lo acompañó, junto con Pedro y Juan, en diversos episodios trascendentales de su vida. Artísticamente, estos acontecimientos tienen su plasmación en obras como la representación escultórica de la oración en el huerto de los Olivos, obra de un taller castellano entre siglo XVI y el XVII, y el relieve tallado en madera, datado entre 1490-1505, donde se representa la escena de «Santiago entre cipreses».

Santiago peregrino

Producto del culto popular y relacionado con el Camino de Santiago nacería, en el siglo XII, la figura de Santiago con atributos de peregrino. Es una manera de resaltar la condición más humana del Apóstol.

Se representa con bordón y escarcela, ambos con gran valor simbólico. La calabaza para líquidos, el sombrero para el sol y la lluvia, y la esclavina como complemento de la capa o del manto constituyen el resto de los elementos de la indumentaria. Pero será la vieira, sobre la esclavina, en la escarcela o cualquier otro elemento, la que le otorgue la identificación como peregrino jacobeo. A menudo persisten atributos de su condición de apóstol. La túnica, el manto, el libro o los pies descalzos suelen combinarse con los atributos propios del peregrino.

La iconografía de representación de Santiago peregrino comparte los mismos símbolos identificativos desde los Países Bajos, Alemania, Francia o las escuelas españolas, variando, eso sí, el estilo de representación adaptándose a las modas del tiempo y del lugar de fabricación. Ejemplo de esto es la variada colección que el visitante puede disfrutar en este espacio destinado a albergar las diversas imágenes y representaciones de Santiago peregrino.

Santiago caballero

Desde el siglo X, los monarcas cristianos fomentan, con carácter político, el patronato de Santiago sobre los reinos hispánicos. La primera mención explícita a Santiago como caballero intercediendo por las tropas cristianas frente a los musulmanes, aparece en textos de la primera mitad del siglo XII, aunque se refieren a acontecimientos anteriores como la Batalla de Clavijo (844) que sirvió para justificar el Voto de Santiago.

Se representa como jinete, generalmente con atuendo militar, sobre un caballo blanco (símbolo de pureza), luchando por liberar a la cristiandad del mal. Matamoros, mataturcos, mataindios o mataespañoles son algunas de sus versiones, todas representadas en la selección expuesta en este espacio museístico.