EN ESTE MOMENTO ESTAMOS ABIERTOSEN ESTE MOMENTO ESTAMOS CERRADOS
ABIERTOCERRADO
HORARIOSHORARIOSHORARIOS
TARIFASTARIFASTARIFAS
UBICACIÓNUBICACIÓNUBICACIÓN

La ciudad de Santiago de Compostela

El crecimiento experimentado por Compostela a partir del año 1000 la convirtió en una ciudad con gran peso religioso, político, económico y cultural. Su condición de sede apostólica, ser una de las archidiócesis más importantes de la península y cabeza de un señorío muy extenso y poblado, contribuyeron al establecimiento de instituciones religiosas, políticas, educativas y asistenciales que dejaron su huella en el urbanismo.

Desde la Edad Media, Santiago fue la ciudad gallega más conocida internacionalmente y aunque no fue reconocida como capital hasta el siglo XX, tuvo un papel preeminente, siendo en el siglo XVII, la más poblada de las siete ciudades del Antiguo Reino de Galicia.

Buena parte de la población vivía de la artesanía, del comercio o de las rentas del capital. El abastecimiento de productos básicos y materias primas procedía, por lo general, de las cercanías, sin renunciar a la importación de productos foráneos (aceites, paños, cerámicas de calidad...). En la Edad Moderna fue un importante centro de comercialización de sus productos artesanales y de redistribución de mercancías procedentes de otras regiones.

La reinventio. La pervivencia de la peregrinación

En 1879, promovido por el cardenal Payá y con la ayuda del coéngo y historiador Antonio López Ferreiro, se hallaron en la catedral los restos del Apóstol que habían sido escondidos en 1589 por orden el arzobispo Juan de Sano Clemente ante el temor a un ataque del pirata Drake.

La autenticidad de estas reliquias, reconocida por el papa León XIII en la Bula Dios Omnipotens (1884), supuso el comienzo de las peregrinaciones modernas y la revitalización de la ciudad.

A partir de ahí, los acontecimientos políticos marcarán su desarrollo: la escasa afluencia foránea durante las guerras mundiales, la utilización por parte de la dictadura de Franco como exaltación del sentimiento nacional o el impulso definitivo que supuso la creación del Xacobeo 93 en la democracia.